Bambas musicales

Se conocieron escribiendo poesías al lado del mar, uno comenzaba lanzando un verso que el otro terminaba sin conseguir que rimasen entre sí. Mientras jugaban a rimar, se perdieron en el enamorar.

Él es de pocas palabras, pero amante incondicional de la música, tenía un verso siempre perfecto escapándose de entre sus labios, suaves y perfectos para besar. Combinaba versos con besos de poesía maltrecha, balanceando al ritmo el pie derecho, siempre con las mismas bambas negras, cada verano un poco menos lustrosas. En realidad la música resonaba a todas horas en sus oídos aunque nadie más la escuchase, las notas se deslizan trasparentes a lo largo de su campo de visión, preparadas para que él las moldee a su antojo. Ella se prendó de su misterio y capacidad de crear belleza tangible, de la que con cada acorde se te eriza uno por uno el vello del cuerpo.

El sofá de su salón se convierte todas las mañanas en un baratillo de risas entre partituras y bocetos de textos que ambos protagonizan. Coautores de la misma vida, se narran cada mañana entre las sábanas, se buscan y se encuentran entre los sinónimos de posibilidades que les ofrece la vida.

Las letras y la música son sus alianzas invisibles, viven en una historia interminable con su banda sonora en bucle de manera permanente.

Imagen de Jorge Guillen en Pixabay

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Noches de concierto

Las noches de rock se suceden bajo el sol de las estrellas, buscando el alma que perdiste en el último plenilunio bajo el pentagrama fantasma de las canciones que ya no sonarán.

La bruja volará esta noche una penúltima vez antes de colgar la escoba en la cueva de los lamentos, mientras en secreto haces el amor con el error de tu vida, ese que también es el único gran amor que vas a tener.

Presta atención al cielo cuando todo acabe, exhala el humo del cigarrillo de después en dirección a las estrellas. Verás como se resume tu vida en un puñado de notas musicales que ascienden desde el escenario.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Bienvenido Junio

Las tardes de junio tienen un sabor especial, tienen ese dulce regusto de anticipación y expectativa de lo que sabes que está por venir. Son esas tardes con la chica del pelo moreno, la que te gusta en un secreto gritado a voces por tu corazón, pero que ella ignora.

Son los primeros helados de la temporada, con ella manchándote la barbilla con su cucurucho de chocolate y menta. Son las tardes de domingo que se alargan demasiado para terminar en su portal con un casi pendido de los labios.

Es el verano que te llama a gritos, ¡déjalo entrar!

decoration-1839508_1920

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.