Escampará

Y se fue, como se van las nubes después de un chaparrón tropical, así sin avisar.

Construyó lejos todo aquello que aquí dinamitó con su marcha. Pero no se fue solo: se hizo acompañar de la parte racional que todavía me mantenía viva, dejando tras de sí una cáscara vacía, rota de promesas sin empezar a cumplir y sueños todavía sin imaginar.

Después de la tormenta siempre suele escampar, pero después de ti al sol ya no le queda valor.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios