Recuerdos infantiles

Me acuerdo que estábamos a finales de agosto, en la recta final de las vacaciones de verano, pero yo seguía en las mismas que la primera semana en casa de la abuela: escondida entre los árboles frutales de la huerta de detrás de casa devorando libro tras libro. Los libros era lo único que variaba en realidad.

Mi piel seguía siendo de un blanco nuclear igual que cuando llegué de la ciudad, total, el sol no llegaba a filtrarse del todo entre las hojas de mis árboles. Pese al empeño de la abuela que como todos los años trataba de evitar que la miopía ganase otra dioptría, pasaba las horas entre las páginas de decenas de libros arropada por el silencio de mi alrededor…

Espera… ¿Silencio?

Quienes dicen que en las aldeas el silencio es abrumador es porque no conocen demasiado los sonidos reales que te rodean cuando te sientas a escuchar. En mis lecturas se colaban fragmentos de todo tipo: sierras eléctricas que siempre encuentran algo que cortar, estemos a 40º o bajo cero, alguna gallina que decide que es hora de poner un huevo y te lo hace saber cacareo en grito, perros que se indignan porque alguien se digna a pasar por delante de la cancela que custodian, nietas que llaman a voces a sus abuelas porque no saben en que finca están trabajando y ya es hora de comer…

Ahora no obviemos las “silenciosas” y frescas noches del campo gallego: en cuanto cae la noche los grillos comienzan un concierto que dura y dura hasta la madrugada, con intervenciones estelares de alguna lechuza incluso y de nuevo los perros tienen también su parcela todavía más furiosos que por el día. La verdad es que la noche está plagada de sonidos poco identificables derivados de una repentina ráfaga de viento solitaria, de un zorro escabulléndose de un gallinero… ¡Y no nos olvidemos que a las cinco de la mañana los gallos tocan diana!

La tranquilidad que proporciona todo esto en conjunto solo es comparable con el rumor de las olas del mar… Pensar que mi infancia me ha regalado una banda sonora semejante no me puede hacer sentir más afortunada.

P. d.: sin olvidarnos de algún ruidoso día de lluvia que siempre hay, al fin y al cabo estamos hablando de Galicia.

Licencia Creative Commons

Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

La soledad de las letras (Colaboración para L&P)

Colaboración quincenal para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido. L&P


“Estando sola en este gran mundo, no lo estoy del todo” Emily Dickinson.

Desde pequeña he sentido fascinación por la soledad, pero no cualquier tipo de soledad sino aquella reservada para los enamorados de las letras. Como Emily Dickinson en realidad nunca estaba, ni estoy, sola: los libros y la escritura son compañeros de viaje cuando se trata de vivir.

Entre las páginas de los libros aprendí cosas que nadie antes me había enseñado: terminé de entender en qué consistía exactamente el sexo cuando era pequeña y descubrí mundos que, aunque imaginarios, me hicieron pasear por la Tierra Media y creer en que la magia, a fuerza de creer en ella, tiene que existir de verdad. Comprendí que mientras un libro caiga en tus manos, mientras puedas inventar una historia, no estarás solo.

Y es que la soledad del lector es la misma que la que tiene que experimentar el escritor para que su inspiración tome forma material y salga a través de sus dedos. Es un proceso solitario en el que aunque se esté escribiendo en la mitad de una estación de tren, en realidad te rodea una isla de soledad. Una soledad únicamente compartida con las historias que bullen en tu cabeza.

El olor del verano hace que sea inevitable recordar aquellos veranos pasados en la terraza de mi abuela, pasando de un libro a otro sin apenas darme cuenta, llenando página tras página de cuadernos con letras que nunca verán la luz porque no eran lo suficientemente buenos, porque todavía no lo son.

Dicen que gran parte de lo que somos surge en la adolescencia… La mía discurrió entre libros y letras de prueba, acompañada de personajes con los que compartí sus vidas y la mía, que me inspiraron para escribir, pero también para vivir.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Cómics Memorias de Idhun

Últimamente he descubierto que me gusta mucho el mundo del cómic y la verdad es que estoy descubriendo que soy bastante friki ajajajaj y a mucha honra, que conste.

Investigando por este nuevo mundo de cosas maravillosas me he encontrado con la joya de la corona de mi adolescencia: los cómics de la trilogía Memorias de Idhun de Laura Gallego. Tengo que decir que estos libros significan mucho para mí, sobre todo porque la responsable de descubrirme este mundo regalándome el primer libro fue mi mejor amiga, por lo que le estoy eternamente agradecida todavía hoy más de 10 años después, aunque luego nos costara múltiples discusiones sobre la disyuntiva Jack-Christian.

Sé que algunos conocéis la historia porque he visto alguna reseña de esta o de alguna serie más de esta autora, pero para los que no sabéis de que va os dejo el resumen de cada uno de los libros de la trilogía (no me atrevo a hacerlos yo  porque seguro que desvelo cosas).

Memorias de Idhun: La Resistencia 

El día en que se produjo en Idhún la conjunción astral de los tres soles y las tres lunas, Ashran el Nigromante se hizo con el poder allí. En nuestro mundo, un guerrero y un mago exiliados de Idhún han formado la Resistencia, a la que pertenecen también Jack y Victoria, dos adolescentes nacidos en la Tierra. El objetivo del grupo es acabar con el reinado de las serpientes aladas, pero Kirtash, un joven y despiadado asesino, enviado por Ashran a la Tierra, no se lo va a permitir…

Memorias de Idhun: Tríada

Los miembros de la Resistencia han llegado por fin a Idhún, dispuestos a hacer cumplir la profecía. Pero no todo es tan sencillo como parece. ¿Asumirán los protagonistas su papel en el destino vaticinado por los Oráculos? ¿Puede la Resistencia confiar en su nuevo aliado? ¿Cómo serán recibidos en Idhún, después de quince años de ausencia? ¿Cuál será el próximo movimiento de Ashran y los sheks?

Memorias de Idhun: Panteón

Tras la última batalla contra Ashran y los sheks, muchas cosas parecen haber cambiado en Idhún. Sin embargo, los Oráculos hablan de nuevo, y sus voces no son, ni mucho menos, tranquilizadoras. Algo está a punto de suceder, algo que puede cambiar para siempre el destino de dos mundos… algo que, tal vez, ni siquiera los héroes de la profecía sean capaces de afrontar…

Espero que estos pedazos os llamen la atención y alguno se anime a leer los libros o los cómics! Aquí os dejo unas fotos de los dos que tengo hasta el momento.

Patria de Fernando Aramburu

Después de muuuuucho tiempo vuelvo con las reseñas! Intentaré hacer una por semana, salvo que alguna semana esté demasiado saturada entre trabajo y oposición, pero procuraré no fallar porque últimamente he leído y estoy leyendo cosas muy buenas.

Hoy en concreto os traigo un libro que un día me encontré en la estantería de novedades de la librería y me llamó muchísimo la atención. Estas navidades me lo regalaron y me lo leí en tres días laborales, sino fijo que habría sido en uno, porque es espectacular. Espero inspiraros curiosidad y que os apetezca leerlo con una tacita de café, aunque sea descafeinado =)


Ficha:

  • Título: Patria
  • Autora: Fernando Aramburu
  • Editorial: TusQuets Editores
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Páginas: 642

Sinopsis:

El retablo definitivo sobre más de 30 años de la vida en Euskadi bajo el terrorismo.
El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.

Opinión:

Patria es una historia de muñecas rusas: dentro de la trama/historia principal se desarrollan otras paralelas y ligadas en mayor o menos medida a esta.

Este es un libro casi vivo, con una voz propia que corre más que la persona que lo lee. Está organizado en diferentes capítulos, la mayoría cortos, en los que cada vez es un personaje el que nos habla a medias con el narrador. Esta es una de las claves del libro: la mezcla de primera persona con la tercera de un momento para otro, llevado a cabo de una manera tan sencilla que da la sensación de naturalidad.

Cada capítulo quiere transmitir la realidad de quien está narrando en ese momento. Para alcanzar este efecto plenamente, el autor lo que hace es usar sinónimos separados por una barra para que el lector alcance a comprender lo que pretende transmitir realmente: “Escuchaba y entendía todo, y lo entendía todo, y lo recordaba todo y quería hablar/responder/protestar/pedir y no podía”. Este recurso es otra de las claves de este libro, algo que lo hace diferente y que te atrapa. También es interesante el uso de palabras sueltas en euskera (trae un glosario para que podamos consultar los significados), pues le da todavía más autenticidad al relato.

Las protagonistas se dividen en dos familias, primero amigas, luego enemigas. Ambas encabezadas por sendas matriarcas, las heroínas indiscutibles de la historia: una tratando de averiguar la verdad sobre muerte de su marido a manos de ETA, y la otra empeñada en las consignas abertzales que defiende su hijo.

El discurrir de la novela presenta las relaciones de ambas familias sin seguir un orden cronológico, sino que se guía un poco por un hilo de sentimientos que va enlazando los capítulos entre sí. De esta manera podemos conocer de manera bastante compensada a todos los miembros de las dos familias.

Desde mi punto de vista la temática principal, que es el conflicto con ETA, está muy bien tratado: respetando a las víctimas y a las familias de los militantes, e incluso a estos últimos. Se recrea de manera muy real la vida de un pueblo vasco en los años de pleno apogeo de las bombas y el miedo a los etarras.

Recomendación: Para mí es una novela imprescindible si uno se quiere acercar a este tema. La recomiendo totalmente, es intensa, fácil y rápida de leer y sobre todo muy verdadera.

Frases de Libros

back-light-1701549_1920

“Lo que necesito es el diente de león en primavera. El brillante color amarillo que significa renacimiento y no destrucción. La promesa de que la vida puede continuar por dolorosas que sean sus perdidas, que puede volver a ser buena”. Suzanne Collins, en “Sinsajo” de la trilogía Los juegos del hambre.


Fotografías que recuerdan historias…

Frase de libro

“Sentí la irrefrenable necesidad de besarla, de caerme con todo mi cuerpo sobre su boca como lo haría un meteorito sobre la tierra”.

“Pensé que ella se comportaba igual, como un agujero negro en medio de aquel pueblo, atrayéndome hacia su centro con toda la fuerza del universo”.

Diego Álvarez Miguel de “En sus manos ardió el bosque”.

Reseña “Un Monstruo viene a verme”

Ficha:

  • Título: Un monstruo viene a verme
  • Autora: Patrick Ness
  • Editorial: Nube de tinta
  • Encuadernación: Con motivo del estreno de la película existen tres ediciones diferentes: una de tapa blanda y dos de tapa dura, ambas son ilustradas pero una de ellas incluye también detalles del rodaje de la película.
  • Páginas: 208

-Ojalá me quedaran cien años- dijo con voz muy baja.- Cien años que darte.

Sinopsis:

Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo… Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.

Maliciosa, divertida y conmovedora, Un monstruo viene a verme habla de nuestra dificultad para aceptar la pérdida y de los lazos frágiles pero extraordinariamente poderosos que nos unen a la vida.


Hace bastante que no reseño un libro y es que he estado bastante liada, pero no he dejado de leer! Hoy he escogido esta historia porque he terminado de leerla hace relativamente poco y además se estrenaba la película la semana pasada, por lo que parecía bastante apropiado.

En la ficha os comentaba que hay diferentes ediciones de este libro y os recomiendo mucho que si lo compráis os hagáis con una de las versiones ilustradas, realmente merecen la pena (yo tengo una de estas). La mía en concreto es un libro más pequeño de lo normal (es el de la foto de la cabecera), que trae una sobrecubierta con una ilustración de la película. Tengo que decir que lo vi de casualidad en La Casa del Libo y que tenía casi el mismo precio que la edición en tapa blanda (sobre 15 euros, el otro cuesta 20)… La verdad es que estos dos libros ilustrados son muy económicos para lo que suelen costar cosas así.

No suelo pararme mucho en estos detalles, pero creo que en este caso merece la pena muchísimo porque las ilustraciones complementan el desarrollo de la historia de un manera increíble. Y he de decir que el que tengo yo es un libro precioso estéticamente y con una calidad excelente de papel.


Reseña:

Entrando ya en la reseña propiamente dicha os aviso de que os voy a descubrir pocas cosas que no sepáis ya por los anuncios de la película. En pocas palabras: es una historia INCREÍBLE, sensible, que hace daño, que te cura y que disfrutas.

Como sabréis, este libro aborda dos temas de gran actualidad y muy sangrantes: el cáncer y el acoso escolar. Conor y su madre luchan contra el cáncer que padece esta última con todas sus fuerzas. Ella procura mostrarse fuerte y convencida de que va a vencer; Conor por su parte hace todo lo posible por realizar las tareas del hogar y las del colegio sin molestarla. Pero como es de esperar, llega un día en que ella empeora demasiado y la abuela de Conor toma las riendas de la situación. Cabe destacar que abuela y nieto no se llevan especialmente bien.

Con toda esta situación, Conor comienza a recibir unas extrañas visitas a media noche: un monstruo que le dice que le va a contar tres historias y al finalizar él debe contarle la suya propia.

He resumido bastante los acontecimientos más relevantes para no desvelaros todo lo que pasa, como suelo hacer, pero hay algunos detalles que sí me gustaría compartir con vosotros. Por una parte, este es un libro que se encuentra en las librerías en las secciones infantiles o, como mucho, juveniles, no obstante yo no creo que sea un libro para nada infantil. Le sucede como a “El Principito” que es un libro para adultos por su complejidad, si bien en este caso no es tan extremo, no considero que sea un libro que un niño pueda comprender.

Por otra parte es una historia que realmente nos hace ver a través de los ojos de un niño que está perdiendo a su madre y no es capaz de aceptarlo, además de comprender todos los sentimientos contradictorios que se agolpan en su interior. Resulta un testimonio desgarrador de la soledad infantil en estos casos, el aislamiento que conlleva el dolor de una madre enferma y sufrir acoso en la escuela.

Hay muchos momentos impactantes, pero para mí el más doloroso y genuino es cuando Conor admite su verdad ante si mismo, ante el monstruo y sobre todo ante su madre, dejando claro que los únicos protagonistas de esta gran historia son el amor y el miedo a la pérdida de los seres amados.

Recomendación: En cualquier momento, en cualquier circunstancia, pero hacia el final mejor con una buena caja de pañuelos. Es una gran historia, una de esas por las que yo leo, por las que merece la pena leer.