Sin besarte

Besarte se convirtió en un acto reflejo, algo que podía dar por sentado cada día. Hasta que te fuiste y caí en la cuenta. 

Me di cuenta de ti, de la importancia de esos besos de buenos días y, sobre todo, de buenas noches. De repente fui consciente de la necesidad que tengo de tu boca sobre la mía, de un beso de esos que te recorren la boca entera, te perfila los labios, te lame el cielo de la boca, te acaricia suave cada muela y hasta te besa el alma. 


Licencia Creative Commons
CafÈs para el alma de Andrea RodrÌguez Naveira est· sujeto a Licencia Creative Commons AtribuciÛn-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Nosotros y la vida

Háblame, pero déjame escucharme.

Bésame con ansia, pero permite que cierre los ojos como tu confidente.

Hazte presente, pero dosifica tus ausencias.

Dame la mano, pero suéltame para volver luego a cogerte.

Vive conmigo, pero construye tu propio presente.

Quiéreme, pero quiérete.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Besos incomprensibles

couple-1299492_1280.png

– Es que no se qué significa esto.

– ¿Esto? ¿Un beso, no sabes qué significa que te haya besado?

– Pues no, de lo contrario no estaría pareciendo imbécil preguntándolo.

– Es una pregunta sin sentido…

En respuesta solo es capaz de echar la cabeza hacia atrás y suspirar con frustración mientras rueda los ojos hacia el interior de las cabidades oculares.

– Está bien… Te responderé algo que comprendas – y sonriendo con cierta picardía contesta – no todo lo tienes que entender…

Y vuelven a unirse en un nuevo beso continuado.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.