Nosotros y la vida

Háblame, pero déjame escucharme.

Bésame con ansia, pero permite que cierre los ojos como tu confidente.

Hazte presente, pero dosifica tus ausencias.

Dame la mano, pero suéltame para volver luego a cogerte.

Vive conmigo, pero construye tu propio presente.

Quiéreme, pero quiérete.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Tu voz

La sonoridad de tu voz me arrastra sin remedio,

me traslada a otro tiempo y lugar.

Voz de ronco terciopelo

que me acaricia lento,

como puro whisky añejo.

love-1181067_1920.jpg