Frase #10

photo-1474905187624-b3deaf7aa4c2.jpg

Luces abrumadoras de fin de semana, de esas que no te permiten enfocar la imagen ni la realidad…

Anuncios

Domingos

Mis domingos suelen tener dos partes imprescindibles y bastante invariables, y es que cuando algo funciona tan jodidamente bien es de necesidad mantenerlo.

Una de esas partes es el outfit que demanda el día santo de la semana. Como todo en el mundo de la moda, esto está muy ligado a la estación del año en la que nos encontremos, pero la temporada otoño-invierno siempre es la más codiciada para este tipo de días. Resulta indispensable un bonito pijama, preferible si es de felpa amorosa, zapatillas calentitas y una señora bata de estar en casa para acabar de completar el conjunto.

Este conjunto tiene una finalidad especial que no es otra que la de confortarme un poquito más cuando leo un libro, veo una película o simplemente me limito a estar, procurando pensar a un ritmo lento y pausado que no me ponga las orejas rojas como me pasa el resto de días de la semana.

Much@s amantes del deporte o de actividades más “productivas”, podrían acusarme de malgastar mi domingo pero ni ellos se atreverán a negar la belleza de un domingo tranquilo entre letras inspiradoras y películas conmovedoras.

La segunda parte intrínseca de un domingo perfecto es ese ratito compartido en el bar de siempre con tu persona de referencia de siempre. Es uno de los mejores momentos de la semana, cuando te vacías por dentro en una suerte de catarsis compartida con esa amiga que siempre está ahí para escucharte y que la escuches acompañadas, o no, de una taza de un café tan intenso como esa amistad que ha estado ahí desde el comienzo de ese proyecto llamado vida.

couple-1733995_1920.jpg

Los domingos tienen un sabor especial, un sentido familiar, tanto con la familia de sangre como con esa que tienes la suerte de escoger y que te escoja….

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

En la cama

Cada mañana suena el despertador con descaro, arrancándote del dulce sopor de la noche… Salvo los fines de semana, entonces el despertar tiene otro significado…

Es el mejor momento de la semana, el verle despertar bajo la presión de tus besos mientras se despereza despacio, enfadado porque quiere seguir durmiendo. El pecho se te llena de esa sensación caliente y plena que solo tiene cabida en situaciones como esa, cuando no puedes menos que sonreír y seguir buscando su boca, la que te huye bajo la almohada de nuevo.

Aunque lento, por fin se sacude el sueño de los ojos y la mente y los recuerdos de la noche anterior acuden raudos a la atmósfera de vuestra cama. Cuando se gira hacia ti buscando tus labios ya lo sabes, ahora sí, buenos días…

breakfast-in-bed-1158270_1920.jpg

No hay mejor despertar que ese enfado matutino cuando te das cuenta de quien es el culpable…

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.