Ya (no) es tu día

Colaboración quincenal para Letras & Poesía


Hoy es uno de tus días, uno de esos en los que siempre nos encontrábamos en el punto cero, donde todo comenzó, sobre los adoquines de las calles que nos vieron tropezar y caer mientras crecimos.

Yo tenía demasiados pocos años y tu alguno más. Tú te acordabas de mí, de cuando todavía no sabíamos contar, pero hiciste como que no, igual que yo. Parecía más fácil así. Cruel el destino cuando te presenta delante lo que siempre has sabido que no, pero te empuja a intentar que sí.

Pero como te decía, hoy es uno de tus días, solo que ya no lo es, pero porque yo no quiero, porque ya no puedo quererlo. A pesar de ello, tus canciones siguen ahí, en la carpeta de los por si acaso, junto con las cartas que se acumulan y me colapsan el disco duro de recuerdos y sentimientos que ocupan demasiado para ser enviados por correo electrónico o postal.

Sigue siendo tu día, aunque en realidad, ya no lo sea. Es seguro que hoy nos vamos a cruzar: tu de camino a tu casa en la misma desvencijada bicicleta que tenías hace diez años y yo de camino a la mía, rodeados de gente a cada paso. Pero habrá un momento en que mis ojos se pegarán a los tuyos, fuerte, como cuando te miraba turbia desde abajo y tu respondías desde arriba.

Solo será un segundo porque a pesar de que es tu día, en realidad ya no lo es.

2017-11-16_06-48-03.jpg

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Danza en la tormenta (Colaboración para L&P)

Colaboración quincenal para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido.


Florecía cada noche bajo su boca, abierta en canal hasta el alma y un poco más abajo. Vulnerable y despojada de toda piel.

Su cadera en unión perfecta y en línea continua con la de él, como cielo y mar en el horizonte, inseparables a pesar de las tormentas de verano que oscurecen al primero y encabritan al segundo. Se fusionan una y otra vez en un baile sin final, dependientes ambos para tocar el cielo y bajar a lo profundo del mar.

Cada vaivén de ambos provoca el estallido de la noche abierta y estrellada ante sus ojos. Porque entre ambos nace vida, crean y destruyen, todo a la vez, sin orden ni concierto. Recorren un camino de ida del que no podrán volver si no es con el alma en llamas y el corazón en las manos.

Pero su tiempo es limitado. Conservarán en la memoria demasiados pocos amaneceres enrollados en el otro, buscando aquello que tienen delante, ciegos a lo que se evaporó en la humedad de la noche.

Como se les disipó el amor sin enterarse.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

La soledad de las letras (Colaboración para L&P)

Colaboración quincenal para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido. L&P


“Estando sola en este gran mundo, no lo estoy del todo” Emily Dickinson.

Desde pequeña he sentido fascinación por la soledad, pero no cualquier tipo de soledad sino aquella reservada para los enamorados de las letras. Como Emily Dickinson en realidad nunca estaba, ni estoy, sola: los libros y la escritura son compañeros de viaje cuando se trata de vivir.

Entre las páginas de los libros aprendí cosas que nadie antes me había enseñado: terminé de entender en qué consistía exactamente el sexo cuando era pequeña y descubrí mundos que, aunque imaginarios, me hicieron pasear por la Tierra Media y creer en que la magia, a fuerza de creer en ella, tiene que existir de verdad. Comprendí que mientras un libro caiga en tus manos, mientras puedas inventar una historia, no estarás solo.

Y es que la soledad del lector es la misma que la que tiene que experimentar el escritor para que su inspiración tome forma material y salga a través de sus dedos. Es un proceso solitario en el que aunque se esté escribiendo en la mitad de una estación de tren, en realidad te rodea una isla de soledad. Una soledad únicamente compartida con las historias que bullen en tu cabeza.

El olor del verano hace que sea inevitable recordar aquellos veranos pasados en la terraza de mi abuela, pasando de un libro a otro sin apenas darme cuenta, llenando página tras página de cuadernos con letras que nunca verán la luz porque no eran lo suficientemente buenos, porque todavía no lo son.

Dicen que gran parte de lo que somos surge en la adolescencia… La mía discurrió entre libros y letras de prueba, acompañada de personajes con los que compartí sus vidas y la mía, que me inspiraron para escribir, pero también para vivir.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Color Libertad

Colaboración para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido.

Color Libertad


Caen ya las últimas gotas del cielo, pesadas y perezosas como las lágrimas que ruedan por la cara de los niños cuando en realidad no quieren llorar. Ya no llueve, pero todavía se siente en el ambiente la frescura de las últimas gotas que se confabulan para hacer salir de su escondite al escurridizo arco iris.

Cuando por fin se digne en aparecer, solo lucirá en el firmamento unos preciosos instantes: no los malgastes, hazlo sin dudar, lánzate a la aventura y halla donde se resguarda de las miradas indiscretas ese puñado de colores que resulta tan mágico.

Sal y vuela. Extiende tus relucientes alas de colores con orgullo y no te detengas ante esos que te dicen que no puedes hacerlo. El mundo no te conoce tan bien como yo, no ha visto a quien guardas en tu interior. No se merece tu atención.

Píntate el alma de color libertad, pues nadie debe estar encerrado en una cárcel  interior, prisionero de sus miedos y de los impuestos por una sociedad demasiado gris para la diversidad de tonalidades que somos cada ser vivo. Vive la libertad que todos nos debemos a uno mismo y vuela con altura, sin ninguna cuerda que te ate a ningún pasado que sin duda no fue mejor que el futuro que tienes delante de ti.

No te impongas barreras que no puedas saltar, ni obstáculos que sean imposibles de rodear. Ponte por meta el cielo: allá donde solo los sueños y Peter Pan pueden llegar. Cuando por fin lo consigas: nunca mires atrás.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Apuesta por tu elección

Colaboración para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido.

Apuesta por tu elección


La brisa fresca de la mañana ondula tu cuerpo a su paso, provocando que tu piel se erice al contacto. Al mismo tiempo, ondula la cortina juguetona, meciendo entre sus pliegues brillantes motas de polvo. Dos efectos diferentes provocados por el mismo estímulo.

Desde mi posición en el marco de la puerta te percibo como si todavía estuviera tumbada a tu lado, respirando tu respiración al compás que dictas con el pecho. Incluso desde aquí la distancia es mínima, si lo intento puedo tocar una de tus piernas y sentir en la palma de mi mano esa piel de gallina que puedo provocarte con leve soplido. Esa es la realidad física: hoy continúas siendo tangible.

Pero la realidad del mundo me cuenta una historia diferente. Una historia donde tú ya no estás desnuda en nuestra cama, cubierta por nada más que una ligera sábana, sino que estás ante mí, alejándote a cara descubierta y con el pelo suelto, retándome en silencio a cuestionar tu decisión.

Mi elección es otra, más honesta y sincera que la tuya tal vez, aunque ambas válidas. Yo apuesto por despertar cada mañana como hoy, sin nada más que me cubra que tu cuerpo.

Quédate y apuesta conmigo.

Licencia Creative Commons

Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Amar es como volar

Amar es como volar en Letras & Poesía


Los seres humanos somos seres racionales, tratamos a todas horas de buscar explicaciones a los fenómenos que tienen lugar a medida que nos vamos desarrollando. Sin embargo, en muchas ocasiones no somos conscientes de que no todas las cosas tienen su explicación racional por mucho que nos empeñemos, y mira que hay veces que pugnamos incluso por racionalizar el querer.

Pero el amor tiene mucha más altura de miras que nuestra pobre visión humana. Y es que amar es dejarse ir temiendo caer mientras se confía en esas alas que bates con desesperación, las mismas que son deudoras de la confianza que te merece el sujeto de tu amor.

El querer también es confiar que puedes ser feliz, que el amor no tiene que doler siempre y que puede curar las heridas, incluso las que creías ya cicatrizadas.

Al amar se aprende a alzar el vuelo confiando en tu propia valía, procurando dejar atrás la necesidad de no equivocarte nunca, abandonando el desear ser perfecto sin atender a la belleza de la imperfección, a la pureza de vivir en la cuerda floja emocional.

En ningún momento vital se es tan fuerte y débil a la vez, ni se está tan expuesto y a la vez tan protegido. En ningún otro instante estarás tan convencido ni más perdido en tu vida. Cuando te toca enamorarte descubres a alguien con quien convivías en tu interior, pero que todavía no habías descubierto, hasta que te entregas a otra persona sin reservas. Es en ese preciso instante cuando dejas el singular para pasar a un plural que te completa sin anularte.

Cuando la fortuna de la ruleta gira a tu favor, aprovéchala: alimenta esa llama incipiente que comienza a tomar cuerpo y conviértela en un fuego inextinguible entre vosotros, porque la vida es demasiado fugaz para vivir a medio gas. Es necesario hacer que cada día cuente un poco más que el anterior, sin arrepentimientos y sin certezas banales.

Vivir es amar, y amar es volar.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Expectativas

Colaboración para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido.

Expectativas


El golpeteo de mi tacón contra el suelo comienza a molestar a mis vecinos en esta sala de espera, soy tan consciente de ello como incapaz de detenerme: es la única manera en que podré aguantar otra hora más de espera.

Nos han dicho que el vuelo se retrasa, un imprevisto más en este mes de distancia. Es curioso cómo trabaja mi mente, durante todo el mes he estado impaciente por tu vuelta, mi cuerpo clama por la falta del tuyo y aun así nada se compara con esta creciente angustia que se propaga de dentro a fuera de mí en este preciso momento.

Es la inevitable expectativa del encuentro inminente. El saber próxima tu llegada, provoca que sienta tus labios rozando los míos sin llegar a besarme, un suave roce y luego esa cruel retirada que nos proporciona la realidad otra vez. Ese tira y afloja casi infantil que conservamos a pesar de la erosión del paso del tiempo, ese tierno pellizco a un tiempo que fue, y que todavía es.

Casi puedo sentir tus dedos en mi piel, solo que todavía no, apenas sí me rozas la mejilla con la punta de las uñas, provocando imperceptibles estremecimientos porque, recordemos, todavía no estás aquí.

Una hora más tarde, anuncian el aterrizaje y me levanto con un pequeño salto de mi silla, molestando una vez más a mis acompañantes. Me apresuro hacia el cordón de seguridad que cerca la puerta por donde saldrás. Casi puedo olerte…

— ¡Por fin! Cuando pensaba que cuarenta años a tu lado me habían curado de todo, me doy cuenta de que no: no me habían preparado para un simple mes sin ti — estiras tus arrugas en una sonrisa que se refleja en mí.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Tras la barra

Texto publicado en una de mis colaboraciones para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido.

https://letrasypoesia.com/2017/04/15/tras-la-barra/


00

Caminando sola por una calle apenas iluminada después de otra noche detrás de la barra, la vuelta a casa cuesta un poco más que el fin de semana pasado. Los motivos son muchos y, aunque en apariencia variados, todo se reduce a lo mismo de siempre: su condición de ser mujer.

La sensación comienza estando todavía en casa, frente al armario de la ropa. Sabe cómo quiere vestirse, pero también es muy consciente de cómo quieren que luzca en el local. Nunca le han reprochado nada directamente por supuesto: las miradas reprobatorias y los comentarios a medias son mucho más eficaces en la cultura del miedo.

Durante el transcurso de la noche, incluso cuando esta resulta tranquila, cualquiera puede acercarse a la barra con ganas de incomodarla. En esos momentos es complicado decidir qué sensación es más agria: si la incomodidad en sí misma o la impotencia de no poder hacer nada al respecto.

Para terminar la noche queda la vuelta a casa, regreso marcado por las calles de la zona vieja de la ciudad: poco iluminadas y solitarias, a la par que abarrotadas de miradas, en el mejor de los casos,y comentarios que la persiguen hasta que logra entrar y cerrar el portal de su edificio.

No le ha pasado nada, nunca ha tenido un verdadero susto, pero la sensación de miedo e impotencia en ciertas situaciones la perseguirá otra vez el próximo fin de semana tras la barra.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Habría sido (Letras & Poesía)

Texto publicado en una de mis colaboraciones para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido.

No habría sido


Hoy es tu cumpleaños, o quizás debería decir habría sido. Pero para mí siempre lo va a ser aunque en realidad no hayamos tenido la oportunidad de celebrarlo juntos ni una sola vez.

Como cada año en este día, no voy a trabajar ni a hacer nada, siempre tengo una buena excusa preparada con su buen tiempo de antelación. Para el trabajo: tengo una terrible gripe que es muy contagiosa y para el resto del mundo… Bueno, tengo que admitir que simplemente desaparezco.

El día de hoy lo dedico a sentarme en la que habría sido nuestra silla: tuya y mía, para balancearnos despacio mientras yo te susurro cosas absurdas en las orejitas. Me siento y miro por la ventana sin ver nada en realidad, el dejar vagar la mirada me reconforta  en cierta manera, me permite poder imaginarme cómo habría sido esa carita que tan clara tengo en mi mente, a pesar de que en realidad no sé cómo hubiera sido.

A media mañana me levanto y voy a la cocina. Nunca he sido muy buena en el arte culinario, y ni decir tiene que la repostería es una de mis más pendientes asignaturas, pero sé hacer cupcakes y se me da bien decorarlos y presentarlos así que te habría hecho tantos como años cumplieses, cada año uno más. Tampoco tuvimos tiempo para ello, pero ahora, cada año, horneo el número correspondiente y me los como de vuelta en la mecedora.

El día transcurre lento. Veo pasar las horas limitándome a existir, a pensar, a imaginar. Imaginarte.

Mañana será otro día y dolerá un poco menos a lo mejor, hasta que algún detalle accidental te devuelva a mis pensamientos y vuelva a sentirte en mis entrañas. Hasta entonces tengo que sobrevivir. Hasta el próximo año.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.