Soldado que vuelve

El coche oficial se para con un ronroneo frente a su bloque de edificios. Antes de abrir la puerta, echa un vistazo por la ventanilla ahumada, en apariencia todo sigue igual que antes, ese antes que marcó una diferencia tan abismal dentro de sí mismo, que todavía no sabe como abordar ni compartir con nadie.

Yo le observo, tengo asientos de primera fila para contemplar el retorno de alguien a casa, no solo de alguien, sino de un soldado. Tengo que admitir que apenas puedo contener la emoción que amenaza con desbordarse de mí ante lo que estoy a punto de presenciar.

Cuando se baja del coche, advierto que la mirada se le empaña, deja por un momento su macuto a sus pies, saboreando el momento, o eso quiero pensar. En verdad su rango de movilidad y rapidez motora no son las que eran, ni siquiera de pensamiento. Imagino que se pregunta muchas cosas, nadie sabe que llega hoy, ni hoy ni otro día próximo en realidad, se imagina infinidad de cosas, sobre todas ellas el tamaño de su barriga, inabarcable a estas alturas.

Los momentos previos se eternizan, es como si el tiempo se hubiera detenido frente al coche y se hubiera extendido a lo largo de la calle, donde no se mueven ni siquiera las hojas de los árboles. Cuando por fin el soldado retornado comienza a moverse lo hace en sentido inverso, hacia el vehículo, introduciéndose de nuevo en el mismo.

Quizás mañana sea el día, piensan ambos, soldado y acompañante, mientras esta baja la ventanilla ahumada con decepción. En ese preciso instante alguien abre el portal del edificio y justo antes de arrancar ella le atisba dentro del coche desde su posición, con las manos crispadas alrededor de su preñez.

Quizás mañana consiga regresar un poco más.

Imagen de Daniel Kirsch en Pixabay


Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.