Al otro lado de la cortina

Siempre se inquieta a esta hora de la mañana, no debería ser así, pues el ajetreo mañanero ya ha pasado y este solía ser su momento de relax, con un buen café con leche ojeando la prensa del día. Ahora, la clave del asunto está en el “solía”.

Hoy, como siempre de un tiempo a esta parte, se prepara tras su persiana veneciana, la que mantiene regulada con la abertura precisa. Desde esta posición, divisa sin dificultad la sempiterna ventana abierta del edificio de enfrente, cubierta tan solo por una cortina liviana que se mueve empujada por la corriente.

Casi siempre llega con cierta antelación a su puesto y, a modo de ritual, coloca su taza de café, a la que luego se aferrará con fuerza, y el teléfono móvil al lado, con el número en marcación rápida preparado y el aparato bloqueado, por si hoy es el día en que lo necesita.

Permanece  a la espera, dando pequeños sorbos de café y mirando de reojo la hora en el reloj. Sabe que está a punto de comenzar.

Como si se tratase de un acuerdo tácito, a la hora prevista empieza la función que permanece fiel a los días anteriores, suele variar en cuanto a la duración, pero el final siempre es el mismo. Al principio no se aprecia nada más que el movimiento de la cortina, quizás un poco más inquieta que un momento antes. De repente el estruendo de voces, golpes y otros sonidos difíciles de reconocer, resuena con fuerza hasta el final de la calle y tan pronto como llega, se termina. Luego, una calma antinatural se instala hasta el próximo día. Tras esto, espera unos segundos tensa, hasta que por fin ve cómo se enciende y apaga la luz en el piso de la ventana abierta, una sola vez, provocándole un suspiro aliviado.

Eso es todo por hoy, hasta mañana a la misma hora, cuando los actores vuelvan a la posición de inicio y ella se maldiga una vez más por mantener una promesa que la obliga a ser una mera espectadora.

Imagen de Thanks for your Like • donations welcome en Pixabay


Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.