Tu arte

Recuerdo tus garabatos en la pared, los momentos arrebatadores de inspiración donde todo el mundo se paraba, tu cuerpo permanecía estático y tu mente volaba lejos, a kilómetros de nosotros. La convivencia no resultaba fácil, tres son multitud y tu arte era algo más que la tercera en discordia. Era tu centro, tu equilibrio, era tu verdad.

Compartir al ser amado es una habilidad en la que los humanos demostramos nuestra incompetencia más manifiesta. Sale el egoísmo disfrazado de pena, la envidia vestida de angustia. Creemos que vencemos cuando nos adueñamos de todo, hasta que queda un ser vacío y estéril que tú mismo has buscado y vaciado.

Image by Helena Jankovičová Kováčová from Pixabay 

Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .