Tormentas de verano

De niña las tormentas significaban que era hora de dormir. En verano eran siestas largas, mi abuela me cogía y nos íbamos las dos a la cama, esperando que el rugido pasase pronto y rogando que no se fuera la luz de todo el pueblo durando mucho rato. Por si acaso dejábamos una vela bien gruesa encendida en la cocina y nos llevábamos a la cama una linterna de esas amarillas, sacadas de la posguerra.

Nos tumbábamos en la misma cama, la una al lado de la otra bien quietas y atentas a lo que pasaba fuera, intentando adivinar si los ruidos que se escuchaban pertenecían a las tejas de nuestro tejado siendo arrancadas por el viento. Invariablemente, ella se quedaba dormida al poco rato murmurando una oración y cuando empezaba a roncar con suavidad, yo me levantaba cual ladrón, atraída hacia el ventanal del salón por el que se colaban los rayos eléctricos.

Los perros de los vecinos y el nuestro propio aullaban al ritmo de los truenos, acompañando a la tormenta hasta que esta se disuelve. Entonces parece que todo vuelve a la vida, amanece por segunda vez en el día y ella se levanta como si nada, como si los miedos de cuando eran niña no la hubieran empujado a refugiarse a la cama. Pero ahora la niña soy yo.

Imagen de WikimediaImages en Pixabay


Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.