Domingos

Los domingos son para desayunar tarde y en la cama, o en la terraza, o en tu cafetería favorita un banquete que te dé fuerzas para el resto de la semana.

Son los días perfectos para un mimo en la ducha, para ser feliz viendo vídeos de gatos en youtube mientras lloras de la risa o enamorarte de ese libro que lleva semanas esperándote en tus estanterías. Son días para uno mismo, tanto en soledad como en compañía, o mi favorita: soledad compartida, cuando estás en completa paz con esa persona sin necesidad de hablar ni de hacer nada más que estar, porque ese mismo hecho resulta placentero.

Saber compartir silencios con la persona elegida es un privilegio que no todos pueden disfrutar. Es entonces, cuando derrotado y exhausto puedes estirar la mano en busca de apoyo, de un asidero que te permita aguantar y volver a ponerte en pie una semana más.

En esos momentos no dudes en buscarme, estaré justo a tu lado para que te aferres fuerte a mi cintura como cuando teníamos quince, para sentir que entierras en mí toda esa desesperación, que vacías la pena y renuevas amor e ilusión.

Para sentir que mi amor te renueva de adentro a fuera como si cada día fuera domingo.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

7 comentarios en “Domingos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.