Garras mentales

Ven y acomódate, descansa un rato, me dijo, y yo le hice caso. Me dejé llevar por la su lánguida tranquilidad, abandonando todo por un rato más de paz.

Cuando me me quise dar cuenta, sus garras afiladas se aferraban a mí sin dejarme siquiera respirar. No había escapatoria.

Los días sin alegría se sucedían uno tras otro, sin expectativas en el horizonte, esperando cada momento del día poder abandonarme un poquito más. Mientras, ella extendía sus tentáculos sigilosa por mi mente. Atrapándome.

Huir de ella es un camino largo y oscuro, y en ocasiones solitario, pero si no te aferras a cualquier rayo de esperanza, ella devorará todo lo que eres.

La depresión.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Garras mentales

  1. Totalmente… Besos a tu alma.

    Me gusta

  2. carlos dijo:

    Una amiga falsa y mezquina que no soporta la luz del sol, odía la rutina y teme las sonrisas sinceras. Si por ella fuera, te escondería en casa, y a oscuras, para engordar a costa de tus lágrimas. A la calle y que se joda. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s