Chica en zapatillas 2

La continuación de este pequeño relato… Chica en zapatillas 1


Madrid tiene un olor especial, un olor que podría reconocer en cualquier parte del mundo. Con el metro bajo las entrañas de la ciudad, cada tren se encarga de hacer circular ese aroma por cada uno de los contrastes de la villa.

Ella es una de los cientos de asiduos en el metro cada día: con sus zapatillas danzando en los pies se ha recorrido cada andén del centro para llegar a todos esos lugares de los que siempre había leído tanto antes de mudarse a la capital. Pero esta no es una de esas noches donde espera volverse en el último tren a su pequeño estudio en el centro.

Esta noche la espera una cena elegante en un restaurante todavía más elegante, un lugar de esos donde se junta lo más granado de la alta sociedad madrileña; nada que ver con los comensales habituales de los chinos o mexicanos a los que le gusta acudir a ella.

Cuando por fin se baja del coche solo lo hace por una razón, y es darle una oportunidad a ese experimento de relación con ese dandy de sonrisa dulce del que se quedó prendada en la sección de poesía de la FNAC de Callao. Unos cuantos helados más tarde ya estaba enganchada a la conversación interesante, a la cítrica fragancia que desprendía y a las suaves caricias que producía al hablar.

Así que ahí estaba esa noche, lista para cenar en un restaurando donde tiene para usar más cubertería que dedos tiene en la mano.

— Disculpe señorita, ¿pero le importaría cambiarse de calzado?

wedding-dress-2152098_1920

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Relato corto, Varios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Chica en zapatillas 2

  1. Erick Amado dijo:

    Cada cual se quita sus prejuicios. Me ha gustado.

    Le gusta a 1 persona

  2. carlos dijo:

    Jajaja, que buen retrato sobre las convicciones sociales, con zapatillas no, que estarás fuera de ambiente. Un abrazo.
    Se te ha colado un restaurando en el restaurante Andrea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s