Huída 

woman-144106_1920

Las marcas en su cuerpo eran cada vez más visibles: desde los moratones que ya amarilleaban hasta los cortes recién hechos.

Las cicatrices en su alma, aunque invisibles, asomaban detrás de su triste mirada, perenne estación tras estación.

Aquel día no estaba pensando, solo era capaz de sentir y sentía todo aquel dolor, físico y psíquico, las humillaciones y las faltas de respeto. Como un autómata, realizó los preparativos de manera mecánica procurando no dejar evidencias que la pudieran delatar. El último paso fue el peor, no solo por el dolor, también por la repugnancia de dejarle algo suyo.

Cuando terminó y hubo recogido todo, salió por la puerta tan solo con el bolso colgado al hombro. Girando sobre los talones encaró por última vez la entrada de su casa y con de un rápido movimiento prendió una cerilla y la arrojó sobre el líquido inflamable que recorría el suelo.

Sin más dilación se giró de nuevo perdiéndose en la noche…

Horas después, él se enteraría del incendio en su casa, correría hacia allí, ansioso por saber de ella, pero no la encontraría… Tan solo le quedaría de recuerdo los restos de medio dedo calcinado.

Licencia Creative Commons

Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

10 comentarios en “Huída 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.