Asthea — Parte II

Partes previas:

Prólogo

Parte I


El suave trote de Agher, que significaba orgullo en la lengua de los antiguos, hacía que el colgante con su amatista engarzada rebotase contra su pecho, un tranquilizador recuerdo de que no estaba nunca sola…

Todavía quedaba un trecho hasta el castillo y la mente de Alina bullía repasando cómo habían llegado hasta ese momento, cómo era posible que con los esfuerzos de su madre para que reinara la paz en toda Asthea, al final el enfrentamiento entre los reinos dominantes de uno y otro lado del Adess parecía inevitable. De llegar a producirse, arrastrarían consigo al conflicto a los demás reinos de Asthea y lo que es peor: los obligarían a posicionarse de uno u otro lado.

«Será el enfrentamiento entre dos reinos hermanos… Y también entre dos hermanas, aunque ahora ya no lo seamos.»  Ante este pensamiento, Alina azuzó a Agher y se adelantó al resto del grupo, pues los recuerdos la acosaban…

Annia, esa reina implacable que ahora reinaba en Irish no siempre había sido así. Hasta no hacía mucho, no era más que su hermana pequeña y su preferida desde el mismo momento en que nació. Pero no bastó todo el amor y devoción del corazón de Alina, para Annia siempre sería la hermana mayor heredera al trono, la favorita de la reina y de todos los demás. Lo que había comenzado como simples celos de hermana pequeña, progresaron hasta derivar en la situación que ahora se presentaba: dos reinos al borde de la guerra.

Por fin había llegado al castillo y de un ágil salto se apeó de Agher, que resoplaba por el esfuerzo del último tramo al galope.

— Veo que habéis vuelto a adelantaros — la saludó su mozo de cuadra.

— Como siempre, para qué te voy a mentir — contestó Alina esbozando una sonrisa. Desde niña le había encantado la sensación que la invadía al traspasar el puente levadizo del castillo: la tranquilidad de saberse en casa, con su gente de siempre.

Subió deprisa y sin cambiarse al ala de audiencias, pues sabía que  estarían esperándola allí. Al llegar ante la puerta de doble hoja que custodiaba su sala de audiencias frenó el paso y tomó aire: dentro estaría Deliam, y Deliam siempre la ponía nerviosa. Por fin se decidió e ignorando al soldado que montaba guardia ante la puerta e intentó abrirla, ella misma empujó y entró en la habitación demasiado caldeada incluso para estación fría en la que estaban inmersos todavía.

A su entrada, la dos figuras que se encontraban inclinadas sobre la mesa redonda del centro se volvieron hacia ella nada sorprendidos de su irrupción sin anunciar.

— ¿Sabes que tienes gente para que te abran las puertas? Y qué decir ya, de dirigir tú misma misiones de poca monta pero potencialmente peligrosas… — ironizó Isidor.

— Mi madre nunca permitió que ninguna misión saliera sin ella, fuese importante o no.

— Claro, y mira como acabó…

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

6 comentarios en “Asthea — Parte II

  1. Perfecto A-ndrea, ya estamos informados de los antecedentes del conflicto y esperando acontecimientos, cuando asoma un nuevo personaje que tendrá mucho que jugar en el relato. ¿Ese Deliam merecerá una descipción pormenorizada? Un beso.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.