Heroína

– ¿Quieres una?- preguntó mientras abría la segunda lata te cerveza desde que se había subido al bus.

– No, ya lo he dejado.

– ¿En serio? Yo no puedo, estoy muy agobiado, y me ayuda con todo el rollo que tengo en la cabeza… No se si me entiendes…

– Sí, claro, haces bien.

– Y… ¿a ella también la has dejado? ¿También has podido?- vuelve a inquerir saboreando el último trago de cerveza, ya con los ojos cerrados y la cabeza reposando en el respaldo del asiento.

– No.

En la cara del otro asoma una sonrisa de satisfacción, de no saberse solo, de aceptación. Y comienza a reírse, con esa risa nerviosa que provoca incomodidad a su paso y arrasa con las conversaciones convirtiéndolas en silencios.

– No todos podemos ser héroes ¿verdad?, ella se basta y se sobra para mantenernos y manejarnos a todos…

Hay amargura en esas últimas palabras que terminan con la charla, pero sobre todo hay una sorda resignación de vida. Lo que él no sabe es que los verdaderos héroes fracasan y vuelven a fracasar, hasta que lo consiguen y le quitan los poderes de heroína a cualquier sustancia rompiendo para siempre las cadenas que los retenían.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

4 comentarios en “Heroína

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.