Rompiéndome

Vas rompiéndome poco a poco, cuidando que yo no sea consciente de ello, no vaya a ser que pueda irme.

Para cuando quiera darme cuenta estaré tan desperdigada en mil trozos sin posibilidad de recomponerme. Rota por dentro y por fuera, sin ni siquiera darme cuenta.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Amor y Desamor. y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Rompiéndome

  1. carlos dijo:

    Creo que tengo un bidón de amistad para pegar alas rotas. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  2. Blueberry dijo:

    Parace como si hubieras descrito cómo me sentía hace algunos meses. Ya eres consciente de ello, no vaya a ser que te quedes. Un beso!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Estoy de acuerdo con Blueberry, en cuanto tomas conciencia de eso, lo más sensato (y lo único que se puede hacer) es huir! Y cusnto más rápido, mejor!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s