Sensaciones para los sentidos

Los olores son como máquinas del tiempo, nos transportan a momentos y lugares pasados sin que seamos conscientes de ello.

El olor de la madera quemada en la cocina de leña, el café recién hecho en la cafetera italiana de toda la vida y el olor de la lluvia sobre la hierba. Tres aromas que me llevan en volandas a las mañanas de las vacaciones de Navidad o Semana Santa en el pueblo con mi abuela, ese lugar que siempre será mi casa a pesar de que no viva allí.

Los cambios imprevistos que arrastra consigo el cambio climático y el calentamiento global parece que allí se notan menos: los días de primavera siguen siendo algo plomizos y lluviosos, con la niebla como dueña y señora de cuanto abarca la vista.

El olor de la lluvia es diferente, es de verdad, no es respirar ozono de ciudad. Y cuando el viento sopla, todo calla para escuchar el canto de los árboles y el silbido de las contraventanas.

Sensaciones que anulan el malestar implícito de la vida regular proponiéndote otra más sencilla, a la par que extraordinaria.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Un comentario en “Sensaciones para los sentidos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.