Viviendo al paso

La rutina y lo cotidiano nos arrancan la ilusión. Todos los días de la semana. Todas las semanas del año.

No entiendo como ya casi nadie se para a observar cualquier amanecer o la primera puesta de sol naranja de la primavera. La prisa de la vida, esa que parece que te empuja a querer más, a buscar más y a no estar conforme jamás.

Pero la clave está en ese imperceptible casi… Siempre vamos a quedar algunos, las brujas de aquellos tiempos, los trobadores de aquellos otros, los hippies de no hace tanto y los hipsters ahora de ahora, con la mirada clavada en la luna, aspirando con fuerza la sal del mar y exponiendo el alma desnuda a los elementos.

Viviendo al paso también se consiguen logros, incluso mejor paladeados que aquellos que se conquistan a galope tendido.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones., Varios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Viviendo al paso

  1. carlos dijo:

    Al menos se disfrutan instantes que antes pasaban despercibidos, una sonrisa, el correteo de un niño, el sol que se va, Orión en el cielo y la Luna creciendo. Ya vuelan las primeras mariposas. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  2. Saborear la libertad de la manera más natural 🙂
    Abrazo Andre.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s