Marchita

“Era tan sencillo dejarse ir, permitir que la vida se marchitase dentro de mí que no fui consciente de que no quedaba gota de savia en mis venas hasta que fue demasiado tarde…”

Y así la vida la abandonó, con el corazón todavía latiendo dentro del pecho.

Hasta que la mariposa llegó batiendo señorial sus frágiles y hermosas alas hechas de la más selecta seda. Revoloteó un par de veces en torno a su cara,como buscando el mejor lugar donde descansar, para finalmente reposar sobre el párpado prematuramente cerrado.

Un roce necesario de esperanza.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Micro y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Marchita

  1. Anita Blanco dijo:

    Me ha parecido precioso, una descripción impresionante. Enhorabuena!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s