Espinas

Aún te acuerdas de esa esa espina clavada en el corazón. Esa que a pesar de haber sido arrancada hace años, en su momento se enraizó hasta lo más profundo de tu latiente corazón. Son escasos los momentos es los que sientes el aguijonazo de su recuerdo dañino y vibrante a partes iguales, y aunque remotos, esos instantes de dolor nunca pueden ser olvidados, pues exigen la atención de aquel al que amaste.

Los recuerdos son armas peligrosas, armas que pueden ser más arrojadizas que una explosiva granada en la cara del otro. Cuídate mucho de que te alcance, pues el impacto es terrible y la devastación emocional que provoca casi inhumana.

Ah, pero cuán orgulloso es todo aquel que amó y fue herido en lo más álgido de su amor… El tiempo pasa y sana las heridas, pero las cicatrices perviven con uno mismo hasta el fin de la vida, atestiguando el recorrido y la intensidad con la que se ha vivido.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

4 comentarios en “Espinas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.