Meigas II

Las reuniones a la luz de la lumbre fueron sustituidas por un discreto bar alumbrado suavemente al calor del café amargo, pues la vida merece ser celebrada con la llegada de la luna nueva cada mes.

Como sacerdotisas secretas de aquel reino perdido hoy entre la espesa niebla del mar y obligadas por los votos jurados en honor a la Diosa, a la madre tierra veneramos cada noche en la soledad de la vigilia que nos imponemos en este mundo que nos ha tocado vivir.

Ocultas tras vidas terrenales que nada tienen que ver con las enseñanzas antiguas de la luna y el fuego, procuramos cumplir con lo prometido en nuestro papel de canalizadoras de energía. Siempre protegidas por el anonimato de la mansedumbre aparente, que nos recubre cual capa invisible ocultando el furioso poder que todavía vive.

Pero no es día de reivindicaciones inútiles, sino de conciliábulos malignos entre chismorreos de niñatas, o marujas. Depende del ojo observador.

woman-845850_1920

Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Relato corto y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Meigas II

  1. Como buena meiga, me apunto a la “reunión”.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  2. carlos dijo:

    Que promesa más interesante Andrea entre café y tertulia se reviven antiguos saberes. Ya me gustaría meter baza en ese asunto. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s