En la bañera

Todos los días me digo a mí misma que tengo que dedicarme algo de tiempo expresamente a mí, para descansar, desconectar y paladear a gusto todas las bondades de las que puedo disfrutar. Sin embargo, cada día me resulta más complicado llevar a la práctica este pensamiento, y es que el ritmo de vida que llevamos es demasiado rápido e inconstante.

Las preocupaciones y la inseguridad de un futuro que no termina de llegar, son las culpables de que pasen desapercibidas las semanas y los meses hasta alcanzar un punto donde mente y cuerpo me piden desesperados una tregua que no siempre es atendida.

Hay descansos que son necesarios, para recuperarse y también para volver luego con más fuerza. Nosotros mismos podemos ser nuestro peor enemigo, por eso es tan importante mimarse y quererse todos los días y de vez en cuando tirar la casa por la ventana y complacernos como nadie más sabe.

kermit-1745806_1280.jpg

Con el agua de la bañera llegándome a los hombros hoy me he sentido plena, llena de mí misma, sin la necesidad de nadie más porque conmigo es suficiente…

9 comentarios en “En la bañera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.