Apariencias

Ella lucía clara y fría, como una tarde de otoño al final del verano llena de bruma. Ya se le habían agotado las palabras, los hechos y los perdones. Para ese entonces ya blandía cada última palabra cual sibilina estocada, deseando pegar en el centro mismo de su debilidad.

Nadie diría que en su interior las sangrantes punzadas eran las suyas, deshaciendo su corazón por dentro lentamente. Pero no importa, porque ella siempre hace lo más conveniente.

Y no hay lugar para nada más.

9 comentarios en “Apariencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .