Saborea la infelicidad

No sabía que pasaría con su vida. Todo estaba ya fuera de control, como si fuera la protagonista de una zafia película de sábado noche que era ahora su vida, esa que se había convertido en un desierto baladí sin su consentimiento.

Les ha perdido y no puede remediarlo, por eso cocina, porque el olor de los nuggets freídos en aceite especial de alazor le trae recuerdos de noches especiales en casa, una casa hoy vacía pero en su día llena de pasitos rápidos, risas infantiles y amor.

Piensa y desespera mientras cocina, deseando blandir el cuchillo de la carne sobre la cabeza de su pena, esperando que deje de arreciar en su interior.

rain-257012_1920

Anuncios

2 comentarios en “Saborea la infelicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.