En el Mundo de la Piruleta

 “Soy un hombre mágico, del país feliz, de la casa de gominola, de la calle de la piruleta…”

Más de una y de dos generaciones reconocerán la frase de un diálogo de Homer Simpson, pero a mi me recuerda todas las veces que me han dicho que vivo en el mundo de la piruleta, en los mundos de Yupi, que soy una ilusa que cree demasiado en la bondad de la gente, que es demasiado ingenua para vivir en su mundo real.

Pues sí, y qué pasa?

También soy de las que piensa que no todo es blanco o negro, sino que la vida está llena de grises con matices. De las que no cree en las verdades universales ni en las mentiras fáciles por compasión. Igual estás pensado, pues vaya hipócrita, porque no creo en esto o en aquello, sino en todo un un poco, porque todo cabe en mi cabeza.

Sobre todo soy de esas que se queman no solo la lengua, sino hasta el cielo de la boca con cada sorbo de café, muerta de la impaciencia. De las excéntricas que siempre lleva una libretita con un boli y se lanza a escribir siempre que algo le provoca ese clic, incluso entre señoras histéricas que esperan el bus de línea con las bolsas de la compra. Un clic que comenzó a accionarse en los años de la adolescencia, que se pasaron sintiendo demasiado alto y rápido cada sensación.

writing-828911_1280

Pero no soy de las que sale en los descansos del trabajo o de clase a fumar, sino en busca de algo que tenga chocolate. Tampoco de las que se va de “cañas” con l@s amig@s, sino de cafés, tés o lo que sea. Soy de las que no entiende eso de llegar a casa y  agarrase a una botella cuando la vida te pega una patada en el culo, yo me aferro a mi tarrina de helado de chocolate y cookies del Mercadona o de Häggen-Dazs y se lo come a cucharadas soperas. La resaca duele mucho menos.

Una pobre definición de mí misma que arrancó un viejo capítulo de los Simpsons. Un tenue rayo del desorden que hay en mi cabeza del mundo de la piruleta, donde no me canso de creer que todos lo podemos hacer mejor.

Hacer el que?  Pues vivir.

Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a En el Mundo de la Piruleta

  1. Tus textos versos y párrafos dejaron un gran sabor de boca sabor piruleta.

    Saludos Cordiales

    Le gusta a 1 persona

  2. Aljana dijo:

    Es imprescindible que exista un mundo de piruleta, para poder sobrevivir en el mundo amargo, que en ocasiones vence al dulce. Besos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s