Besos

Hace poco leí una frase: “Un beso en la frente no es para cualquier persona”. Es una de esas frases que lees y que no importa de  quien sea, te llega al corazón, o a la patata como dirían otros.
La verdad es que cualquiera puede dar un beso, de hecho los regalamos muchas veces sin tener en cuenta lo importantes que son. Conoces a alguien y das dos besos. Te encuentras con alguien que hace tiempo que no ves y les das otros dos besos, y así en un millón de ejemplos. Pero no son besos de verdad.
” Mi primer beso”.
Cuando se habla de besos, no se puede dejar de hablar de ese primer beso, de esos nervios que te comen y de una inseguridad tan grande que parece que te vas a caer en un agujero negro, de no saber que o como hacer, donde poner las manos o hacia donde girar la cabeza… Tanto pensar cuando solo hay que sentir, sentir todo lo que te pasa por dentro y dejarte llevar, cogerte de la mano que te ofrecen y engancharte a los otros labios sin miedo.

 

“Tus besos son una droga”.
Hay besos adictivos, que no puedes vivir sin ellos. Los pruebas una noche cualquiera en un bar cualquiera y ya eres una yonki de esos labios. No tiene nada que ver con amar, y no es malo que así sea, te hacen sentir que vives y que sientes. Los besos adictivos tienen vida propia, hacen que te diviertas, que te desmelenes y que siempre quieras más.

 

“Besos robados”.
En la oscuridad de un bar, en el banco de un parque por la tarde, a la luz de las farolas de tu barrio. Son esos besos que saben a sol de verano y a lluvia de invierno. Besos dulces que a veces se agrian con el paso del tiempo…
Son esos besos que sólo reconocen aquellos a los que le han “mangado” de los labios un cachito de alma. Son difíciles de encontrar y esquivos de recibir, pero son los que tienen el mejor sabor.

 

Hay muchos,muchísimos besos, de los que se clasifican y de los que son inclasificables. Pero esos que se dan en la frente o en la nariz no son para cualquiera. Esos que hacen que sientas cosas en el estómago, mariposas o el bicho que sea, no son para todo el mundo, solo para unos cuantos elegidos.
Los besitos en la nariz suponen una intimidad que solo las personas que están dentro de tu corazón merecen. Significan muchas cosas, cariño, amistad, amor, comprensión… Repártelos y recibelos con cuidado, son los más importantes pues cuando basta algo tan ínfimo para demostrar lo que uno siente, merece la pena esperar para que te besen la nariz.
Anuncios

Acerca de Andrea

Un cappuccino, mis libros, una puesta de sol naranja y el mar: momentos que no tienen precio.
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s