Caer en el abismo

Después de la cuarta copa de vino todo se le empieza a difuminar.  Ella no bebe, en realidad ninguno de los dos suele probar el alcohol, pero la tensión era demasiado fuerte, e imposible obviar el tren con miles de vagones de recuerdos y sentimientos enterrados.

Así que bebieron. Pero esa sensación sigue ahí, justo en la boca del estómago, semejante a estar al borde de un precipicio e intentar inclinarte hacia delante con sumo cuidado todo lo que puedas, pero sin llegar a caerte. Es un sentimiento poderoso, atrayente como un imán hecho a su justa medida.

Esta noche, el tocadiscos suena en un rincón tarareando viejas glorias cubanas. Las ventanas abiertas de par en par permiten que la noche templada llegue hasta el sofá donde las dos figuras continúan suspendidas a medio camino de la boca del otro, a punto de abalanzarse sin arnés de seguridad y de cabeza al abismo más profundo.

Como en ese momento previo cuando eres consciente de que vas a hacer algo que no debes, que está mal en algún sentido cósmico, y a pesar de ello te ves a ti mismo haciéndolo antes de ejecutar la acción, de la misma manera, ellos saben que sus cuerpo se encontrarán una vez más, para escenificar lo que tan claro puede ver el ojo del alma.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Publicado en Varios | Etiquetado , , | 10 comentarios

Triste Felicidad(Letras & Poesía)

Texto publicado en una de mis colaboraciones para Letras & Poesía, para quien se lo haya perdido.

Triste Felicidad


16.png

Yo soy feliz en  mi tristeza, en esa en la que un día perfecto es aquel en que el otoño más lluvioso se deja ver o en el que la primavera llora porque el invierno se va. Porque soy de las que mira el cielo buscando nubes de lluvia que incendien mi corazón con  la melancolía, porque sí, a mí me gusta la lluvia, me gusta el olor que trae consigo y el fuerte repicar contra un tejado de madera. Me gusta que me moje las ideas y haga que mis ojos se desborden de lágrimas que no fueron ni van a ser derramadas.

No siempre es necesario sonreír, muchas veces con un amago de sonrisa basta para iluminar el día más aciago cuando te cuesta tantísimo fingir que estás bien. Todo vale, estar triste también, al final las aguas revueltas siempre vuelven a su cauce.

Soy la chica de las decepciones. Si no esperas nada, nada te puede sorprender. No soy mejor ni peor, pero escribo sobre lo que conozco y de decepciones sé un poco. Sé demasiado de esa sensación de pérdida, de mirar alrededor y ver como todo pierde su significado… Palabras, frases y gestos que ahora están vacíos, cuando un día rebosaron intenciones secretas.

Hubo un antes en el que cada farola, cada árbol, una plaza, un parque, una esquina… Todos tenían algo especial y aunque solo fuera tu mente la que se paseara por allí, era inevitable que esa amplia sonrisa asomara en la comisura de tu boca, hasta el día en el que fue sustituida por el vacío. Vacío que termina por definirte, por anclar esa mirada triste en el fondo de tus ojos, volviéndote una fortaleza inexpugnable a los ojos de los demás.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Publicado en Amor y Desamor., Colaboración | Etiquetado | 9 comentarios

Destatuada de ti

 

Como borrar lo imborrable.
 
Como destatuar el dolor que una vez se te gravó en la piel como un viejo tatuaje mal cicatrizado.
 
Son preguntas de las que has perdido la respuesta antes de encontrarla, pues la perdiste mientras transitabas por el mismo camino que te alejó de él. Dolor ineludible que llega tras su absurda pérdida.
 
Todos esos lluviosos años de recuerdos llorosos que se agolpan detrás de tus ojos, que miran a un lado y a otro, buscando un callejón alternativo que no existe hasta que  te desbordas de toda emoción, emoción descarnada sin sentido.
 
Pero ya no queda nada de aquel amor.
 
Solo permanece el dolor. Ese dolor que grita arriba y abajo en tu piel destatuada, pero da igual,

siempre os conoceréis de memoria.

 

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Publicado en Varios | 20 comentarios

Innocence

Hay días en los que no eres tu, que te sientes incómoda dentro de u propia piel, tanto que esa sensación en el estómago hace que sientas que estás cayendo todo el día. Importa muy poco lo segura que parezcas estar de ti misma, lo fuerte que pises con esos tacones hechos para ti, nada de eso importa, solo parece existir ese silencio que te come por dentro, por algo que no reconoces.
 
Como cuesta fingir que todo está bien ,que aunque te paseas con el alma enganchada con imperdibles no pasa nada, tu sonrisa brilla igual, que aunque el anhelo y la desesperación se atisben dentro de tus pupilas, nada de eso sea más importante que tu risa diaria.
 
A veces vivimos demasiado deprisa, desgarrándonos el alma por la escalera de escalones pedregosos que es la vida, sin pararnos a sentir cada desgarrón, cada tirón. Hasta que de golpe sientes el vértigo, ese tambaleo que hace que te lo cuestiones todo, esa única canción de Abril Lavinge de cuando tenías 15 años que era sobre la felicidad, que llega de improviso para impactar como una bomba en el centro mismo de tu esencia.
 
¿Y si resulta que has pasado tanto tiempo fingiendo ser feliz que ahora que lo eres no te has dado cuenta de ello? Puede que la felicidad te haya encontrado antes de que te preocuparas en buscarla…
 
I found a place so safe, not a single tear 
The first time in my life and now it’s so clear 
Feel calm I belong, I’m so happy here.
Innocence, Avril Lavigne.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Publicado en Varios | 7 comentarios

Frases #83

No quiero pasar por tu vida como las olas (1).png

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , | 1 Comentario

Frases #82

beso.png

Publicado en Frases | Etiquetado , , | 1 Comentario

Frases #81

Cuanto más te tengo, más quiero de ti.png

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , | 2 comentarios

Frases #80

Eres el recuerdo de cada beso a la puerta del instituto

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Diálogos #bonitos

old-letters-436503_1920.jpg

– Me gustaría que me escribieras una carta de amor, como hacían mis abuelos cuando él estaba en la mili.

– Para qué quieres una carta cuando puedo darte una vida entera llena de amor…

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Publicado en Diálogos | Etiquetado , , | 3 comentarios

Frases #79

Captura.PNG

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , | 4 comentarios

Heroína

– ¿Quieres una?- preguntó mientras abría la segunda lata te cerveza desde que se había subido al bus.

– No, ya lo he dejado.

– ¿En serio? Yo no puedo, estoy muy agobiado, y me ayuda con todo el rollo que tengo en la cabeza… No se si me entiendes…

– Sí, claro, haces bien.

– Y… ¿a ella también la has dejado? ¿También has podido?- vuelve a inquerir saboreando el último trago de cerveza, ya con los ojos cerrados y la cabeza reposando en el respaldo del asiento.

– No.

En la cara del otro asoma una sonrisa de satisfacción, de no saberse solo, de aceptación. Y comienza a reírse, con esa risa nerviosa que provoca incomodidad a su paso y arrasa con las conversaciones convirtiéndolas en silencios.

– No todos podemos ser héroes ¿verdad?, ella se basta y se sobra para mantenernos y manejarnos a todos…

Hay amargura en esas últimas palabras que terminan con la charla, pero sobre todo hay una sorda resignación de vida. Lo que él no sabe es que los verdaderos héroes fracasan y vuelven a fracasar, hasta que lo consiguen y le quitan los poderes de heroína a cualquier sustancia rompiendo para siempre las cadenas que los retenían.

Licencia Creative Commons
Cafés para el alma de Andrea Rodríguez Naveira está sujeto a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Publicado en Diálogos | Etiquetado , , | 4 comentarios